jueves, 12 de abril de 2007

Ateísmo y alegría

Te escribo un pensamiento de una conocida escritora rusa conversa (no tiene nada de sospechosa) sobre la santidad y la alegría. Me parece muy sugerente, y te recomiendo que, si puedes, leas algunas de sus obras; en su momento a mí me ayudaron mucho. Espero tus comentarios, a mi me ha hecho pensar, porque efectivamente no entiendo la santidad sin la alegría. Pienso que más nos valdría mirar menos la televisión, y dirigir nuestra mirada a quien lo necesita.
Además es verdad que cuando uno se pone de rodillas ante EL (lo que no significa sumisión ni esclavitud), experimenta la verdadera libertad de un hijo que es consciente de lo que somos, y de quien es EL.

"Este hombre es jovial. No puede ser ateo", dijo Dostoyevski en una ocasión. Por eso la santidad va acompañada de la alegría. El hombre del siglo XX alardea de sus libertades. En realidad es una víctima, y está dominado. No sólo por sus pasiones: la pasión fuerte, al menos hace que se ensanchen los corazones estrechos y que se dilaten los espíritus cuadriculados; hace que se derrita el mundo de sentimientos de piedra y el pensar programado del ordenador. Están dominados, porque apartan su mirada del icono para dirigirla a la televisión y esperan llenar sus anhelos con la publicidad. En su indigencia, el hombre del siglo XX se pregunta si la Iglesia no significará para él también esclavitud. No admite las respuestas de la tradición y la moral. Sólo lo vivo convence. Un amigo que durante 35 años de su vida había seguido el lema "mejor morir de pie que vivir de rodillas" me contó que experimentó por vez primera la sensación de libertad sin límites del ser obediente al arrodillarse en una iglesia". Tatiana Goritschewa.

Un saludo

24 comentarios:

caminante dijo...

Amigo Javier, ya lo decía la Santa de Ávila: un santo triste es un triste santo. Y no puede ser menos. Los santos son quienes dedican su vida la Dios de la Alegría, al Dios que alegra la juventud del hombre.
Un fortísimo abrazo.

Alma dijo...

Un dia un profesor dijo algo que me quedo grabado: "ser ateo no existe, porque el ateo al decir soy ateo, cree que es ateo..por ende en algo cree, y ahi deja de ser ateo". Cuanta verdad, el verdadero ateismo es no creer en nada ni en nadie...pero que ironía ellos creen que son ateos.
Un abrazo

Javier dijo...

caminante. Otra vez nos enconrtramos, espero que pronto nos veamos. Gracias por tu comentario, y sigo tu blog con puntualidad. Es verdaderamente cierto el comentario de la Santa. Un saludo

Javier dijo...

alma llevas mucha razón. Vivir sin fe es no vivir, es realmente triste; siempre hemos de tener fe en Algo, o mejor dicho en Alguien, porque Dios es Persona. Un abrazo

sinretorno dijo...

GRacias por tu link y tu saludo. Me parece un blog estupendo, y lo que cuentas es magnífico. Abrazo.

Javier dijo...

gracias a ti sin retorno, espero seguir leyendote. Un abrazo

Aiguamel dijo...

Ciertamente la alegria ensancha el alma, que solamente la sentimos cuando la tenemos cerca y estamos bien con nosotros mismos.

Un abrazo

Lady Blue dijo...

Hola Javier! Muchas gracias por el enlace. Es correspondido hace tiempo ya porque para mi es un agrado leerte!
Que tengas una muy bonita semana =)

Javier dijo...

querida aiguamel, es verdad que la alegría ensancha el alma, y que uno esta verdaderamente alegre cuando esta a bien con un mismo, pero como somos hijo de un mismo Dios, realmente estamos bien cuando estamos a bien con Dios. Un abrazo

Leticia dijo...

Muchas gracias por entrar en mi blog, espero que me visites a menudo, un saludo

Javier dijo...

de nada leticia

Actor Secundario Bob dijo...

Saludos del tío Bob, me ha gustado tu blog y está en mi lista de criticables...saludos

Alas al Viento dijo...

Mhmhmh, me quedo pensando... mi Padre siempre dijo que era Ateo, sin embargo dio la vida por su familia, sus amigos, su trabajo, los pobres, fue solidario, entendió y aceptó su ca. al estómago, no aceptó ninguna operación, ni nada que lo hiciera vivir artificialmente, (firmado ante Notario), él decía que aceptaba lo que la vida le entregaba,.... humildemente pienso que no fue Ateo.
Un abrazo,

BohemiaMar dijo...

Te dejo saludos.

JOSE ALBERTO dijo...

Coincido con TATIANA JAVIER. Solo quisiera aportar algo, humildemente claro esta. Santidad y alegria son correlativos, el uno no puede existir sin el otro y profundizando mas, la alegria que surge de la santidad se asienta en tres pilares:
1º Brota de la vida interior.
2º Ilumina todo lo que esta a su alrededor.
3ºEs sencilla y profundamente contagiosa.

Gracias JAVIER

La Duquesa dijo...

Difiero. Si se es santo, se es alegre, pero se puede ser alegre, sin ser una santa...como yo por ejemplo...jijiji.....detesto la santidad!
besitos

Javier dijo...

entiendo duquesa que la alegria no es solo exclusivo de los santos, pero la alegria de los santos es santa, quiero decir es esa alegria que dura siempre aunque venga contrariedades pues esta muy honda. De todas formas me alegro de que seas una mujer alegre. Un abrazo

Javier dijo...

gracias jose alberto. Couincido contigo en todo ¿quien es tatiana? No la veo en el blog.

Javier dijo...

querido actor secundario bob, gracias por entrar, y espero tus comentarios que vendran bien. Un abrazo

Javier dijo...

Gracias bohemiar. Cada vez me gusta más tu blog. Un abrazo

Javier dijo...

querida Julia (Alas al viento) claramente tu padre, aunque lo dijera no era ateo, es más me parece que por lo que cuentas tenia una gran fe y fortaleza. Rezo por el. Un abrazo

Polvorilla dijo...

Javier, gracias por tu visita.
sólo se me ocurre decir que; verdad, bondad y belleza es Dios, y que si pudiesemos hablar con el de viva voz, estoy convencida que nos diría: ser felices. En cuanto a las personas ateas, rezo por ellas para que sus mentes se iluminen.
Un fuerte abrazo.

Javier dijo...

Gracias a ti polvorilla y sigue asi con tu blog que haces mucho bien. Un saludo

franja dijo...

Eres un tío grande. Que Dios te bendiga por lo que estás haciendo. un ab razo de Tio Paco.