lunes, 29 de enero de 2007

Efecto avestruz

Me gustó la foto. ¿Ridícula? No lo se. Puedes pensar lo que quieras. Pero me dió a a entender algo que sucede con frecuencia: esconder la cabeza, huir de la realidad, intentar vivir en una realidad virtual que no quiere saber nada, o pretende olvidar la vida real que "sufrimos".
De esta forma, los fines de semana son para olvidarnos de esa "espantosa vida"; hay que procurar "disfrutar" a cualquier precio, no importa con quién o cómo, de los efectos que tenga o de los desamores que probemos; navegar por internet sin rumbo, chatear o ultilizar el messenger "a destajo" lo utilizamos casi, casi... para cambiar de personalidad, y probar todo tipo de aventuras o aventurillas que nos sacan de la "aburrida y rutinaria" vida que vivimos, etc.
Me acordé de aquellas palabras que Lope: "A mis soledades voy, de mis soledades vengo, porque para andar conmigo, me bastan mis pensamientos", ¿andamos sólos?
Realmente cuando me hablan de soledad leo caras de armagura, y recuerdo lo que decía Teresa de Jesús: "Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta". BuscaLe y verás como tu soledad torna en alegría, en una alegría que las cosas de este mundo no pueden dar. Un saludo

14 comentarios:

La Duquesa dijo...

A mi cada día más, me gusta estar sola, porque cada día aguanto menos a la gente, empezando por las conversaciones absurdas sobre los famosos, la ropa, los tíos, el próximo viajecito, la última marca de rimel que no se corre ni aunque llores ríos de lágrimas, la dieta, la dieta, la dieta, la dieta, la dieta, nunca se habla de nada interesante, con un poco de fundamento. Así que yo, cada día soy más feliz con un libro en mi casa, sin nadie que me moleste, insociable, quien me ha visto y quien me ve, yo, la reina de la noche.
No me pesa ni lo más mínimo mi propia compañía, es más, es la que más deseo. No necesito chatear ni nada por el estilo, hasta me sobra el teléfono.
Pero es curioso observar cómo nuestra sociedad es la sociedad de la soledad, de la no relación con los demás...cada día cuesta más entablar una conversación con alguien, en una boda, en un café, en un grupo de amigos...vivimos colgados de internet, navegamos por la red...nos relacionamos con seres que están al otro lado de la pantallita y que alomejor nos están metiendo la gran bola, pero pasamos horas hablando con ellos...cada día más, las relaciones sexuales son solitarias (que nadie se asuste, es asi), los niños crecen solos con la televisión...vivimos en un mundo de "soledad acompañada", rodeados de gente por todos lados, y tan solos...es difícil poder confiar en alguien, es difícil conservar la amistad, es difícil encontrar alguien con quien tomar un café y hablar despacio...todo el mundo está muy muy ocupado, vamos al gimnasio a hacer pesas en solitario, ya no salimos a la montaña en grupo, o hacemos actividades en común...todo en solitario. Soledad, soledad....por todos lados soledad...

Javier dijo...

Querida Duquesa:
Entiendo lo que dices y en parte lo comparto, pero me resisto a pensar que tenemos que vivir la "servidumbre de la soledad". El hombre ha sido creado para amar y amarse solo a uno mismo es muy triste, te lo aseguro. Vivir una vida así, incluso solo con relaciones sexuales "personales", y todo lo demás con uno mismo...lecturas, conversaciones, etc... con uno mismo... es "deprimente". Te aseguro que la mayor soledad es el egoismo, y cuando no se tiene a quien amar es para volverse loco. La pregunta no es ¿porqué vivir? sino ¿por quién vivir? Anímate a vivir así que vale la pena, y si LE buscas te llevarás un chasco porque en EL encontrarás la paz. Un saludo

La Duquesa dijo...

Querido Javier:
No he querido decir que yo viva esclava de mi soledad, sino todo lo contrario, he querido subrrayar lo bonito que es saber estar solo,uno descubre muchas cosas cuando en el silencio de su sóla compañía escucha...escucha cosas que en el ruido diario no podría escuchar...y no sólo eso, según los psiquiatras solo quien sabe estar solo y no necesita de otros para vivir, es equilibrado y sano mentalmente. Las dependencias, no son buenas. Hay gente que se queda sin hacer cosas que le hacen verdadera ilusión por no encontrar compañía. Aparte de esto y afortunadamente no necesito del sexo en soledad. No sé si dí a entender lo contrario...tampoco suelo hablar sola...jeje...
Lo que quería decir solamente es que la soledad es algo maravilloso cuando se descubre, y no excluye que uno ame y se dedique a los demás, que comparta su vida y su tiempo, y que sea feliz en compañía de otras personas. Y por supuesto, es cierto que nunca podemos estar solos, pues siempre estamos en la compañía de Dios.
Saludos de la Duquesa

Javier dijo...

Querida Duquesa:
Coincido en tu comentario. La soledad, el silencio es algo estupendo cuando lo entiendes en un ámbito de profundizar en la vida de tu alma y saber escuchar en el silencio. Aunque silencio no es soledad. Se ha identificado soledad con amargura, con tristeza, y pienso que no debe ser así. Hace unos días vi la peli "El gran silencio" en el cine. Te la recomiendo. Es larga, casi tres horas, no pasa nada y pasan muchas cosas; es la vida normal de un monasterio, y aunque parece "aburrida" está llena de riqueza, pero de esa riqueza que nos se ve, que pasa desapercibida a los ojos del cuerpo, pero ven los ojos del alma. Realmente uno se da cuenta de es vida llena de paz y no hacen falta otras cosas que la gente busca como amor y son realmente desamores y sucedáneos. ¡Ah, si alguna hablas sola, piensa que no es así,sino que hablas con EL! No dejes de hacerlo. Un saludo . ¡Se me olvidó!, tal como me lo dices no coincido con lo que dicen los psquiatras: pienso que necesitamos de otras/os para vivir y no por eso somos desequilibrados. Otra vez un saludo

caminante dijo...

Amigo Javier, no quiero terciar en la conversación que mantenéis tú y la duquesa. Voy por otros lares.
Se me ocurren unas cuantas citas sobre la soledad. Tampoco voy a colcarlas. No me parece oortuno. Otros son los caminos.
La soledad y el silencio son buenos compañeros de viaje. En slencio germina la semilla. Y en medio del silencio de la noche la Palabra eterna se hizo uno de nosotros.
Pero la soledad, para ser fecunda, ha de tener un humos rico, pleno. De la nada no sale nada. La soledad, cuando no es solitarismo, sabe recibir, sabe descubrir, sabe dejarse fecundar.
La soledad -no el solitarismo- hace posible escuchar, en el silencio del alma, la llamada al Amor.
"Del salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase el arpa". Y cada persona, tú y yo, no estamos de nuestro dueño olvidados, sino que Él espera -si le escuchamos y le dejamos- arrancar poemas de Amor que transforman nuestra vida y el mundo.
Soledad. Silencio. Palabra. Riqueza.
Solitarismo igual a esterilidad.
Un fortísismo abrazo.

Anónimo dijo...

ok la soledad enriquece, el solitarismo es esteril, pero no creo en la soledad de quien tiene fe. Nunca estamos solos, lo que no significa que no necesitemos "estar solos" de vez en cuando, pues ese tipo de soledad, s una soledad con El. Un saludo

La Duquesa dijo...

Querido Javier: gracias por tu recomendación cultural, pero según me ha llegado por otras vías...esa película es un auténtico tostón. Prefiero pasar un rato en la soledad de mi alcoba..jeje..
Desde el paraíso, saludos de la Duquesa.

Javier dijo...

Efectivamente si las ves así, es un auténtico tostón..., pero hay que verla con otros ojos, ya te lo he dicho. Hay que tener paciencia y un poco de mirar para adentro. Acuerdate, duquesa, que la soledad no es solitarismos, sino que es estar con Quien amas. Un día escuché: "Yo me junto sólo", me parece que es una frase bien triste. Un saludo

Coquelia dijo...

Es la 1 vez que me encuentro con un tio de una secta, lo ke no entiendo es komo alguien se deja enganar ansi. Tu javier debes de tener un ego como Pedralbes. A ves si dejas a la Dukesa y no la censuras con tus consejos de telepredicador.
Voy a seguirte de cerca y voy a desgranarte con sicologia

Javier dijo...

Vale coquelia, cuento con tu colaboracion, de verdad. Me parece que no se trata tanto de discutir como de compatir opiniones y de esa forma poder llegar a más luces. Y lo de la secta...bueno prefiero no decir nada porque verdaderamente seria imbecil participar en una secta y no haberme dado cuenta. De todas formas, gracias por tus consejos

caminante dijo...

Coquelia amiga, la verdad no se impone, se propone. Luego, queda el respeto recio por la persona. Amarla, independientemente de que esté o no de acuerdo con mis planteamientos. No es bueno ocultar la luz. Si, a pesar de todo, alguien quiere caminar en tinieblas...
Javier, tus palabras rezuman respeto por la libertad de cada cual.
Un fortísimo abrazo.

Javier dijo...

No quiero mediar entre Coquelia y caminante, pero me gusta que aporteis, porque pienso que es la manera de llegar a tener todos una visión mejor de la realidad. ¡cuento con vosotros! De verdad, coquelia que a mi nadie me ha impuesto la verdad, o "su verdad", sino que la he aceptado yo libremente. Un saludo

Anónimo dijo...

Me llamo Luis, la realidad que se nos presenta o mejor dicho la relidad que percibimos es distinta en cada caso pero se coincide en que es dura la vida es dura y cuesta mantenerla pero existe otra realidad que no esta bien publicitada. Vemos en los medios pura basura y no tanto las cosas buenas excelentes de esta vida nos golpean todos los dias nuesro corazon y mente con basura y un estandar mediocre de lo que uno puede ser en la vida pero las verdaderas satifacciones las gemas de esta vida pasan delante de nosotros porque no hay quien las muestre. Es muy dificil o imposible salir de un pozo sin una ayuda externa a nosotros. El SECRETO mas Grande en el mundo hoy es que la biblia es la voluntad revelada de Dios pero ¿quien me la puede enseñar como correspone?? la biblia habla de todas estas cosas que he leido de lo publicado y explica en detalles las causas y muestra lo bueno en gran manera que Dios ha dado pero necesitamos que nos enseñen como es esto y el primer paso a entender es darle una chance a Dios que nos explique esto por medio de su Palabra.

Javier dijo...

Luis. La Biblia contiene todo con verdad, pero hay que saber leerla y entenderla. Para ello tienes que meditarla..., y dejarte aconsejar por alguien que haya hecho la experiencia de la oración. Te recomiendo que hables conn un sacerdote. Pero actua con toda libertad. Un saludo