lunes, 26 de marzo de 2007

Esa gota de amor

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota" (Madre Teresa de Calcuta)
Realmente cuando uno reflexiona sobre estas palabras, y sobre todo, pensando quién las dice, se da cuenta de que cualquier esfuerzo por amar vale la pena, aunque parezca inútil.
Es verdad que decidirse a amar de verdad, con todo lo que eso significa es doloroso, y nos puede parecer un riesgo grande, pero es más verdad que esta vida no tendría su verdadero sentido sin amar, viviríamos en una absoluta soledad, eso sí, sin "riesgos".
De hecho, amar significa depender de algo que tal vez me puedan quitar y, por tanto es añadir el riesgo de un sufrimiento a mi vida. Pienso que ahí radica, manifestada o no, la no aceptación del amor: "no quiero amar, porque no quiero sufrir ese riesgo, ni ver limitada mi independencia, ni verme privado de mi disponibilidad, ni acabar siendo nada, prefiero no amar".
Estamos a las puertas de la Semana Santa. La pasión de Cristo no habla en un lenguaje diferente, es un sí al amor, porque ese riesgo de sufrir y de perder la independencia sólo por amor hace volver al hombre a sí mismo, le hace descubrir el Amor más trascendente, el del que da TODO sin esperar NADA a cambio.
Finalmente, el auténtico drama de la historia es un sí o un no al amor. (Estas ideas se las leí al Cardenal Ratzinger (Benedicto XVI) hace años). Un saludo

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Oh...love....esa palabra que no existe en nuestro mundo porque todo es interesado, todo lleva segundas intenciones y nadie hace nada gratuitamente por nadie. Sólo el amor de una madre es amor de verdad. El resto....buaaaaaaaaaa....
Esta vida es una mala noche en una mala posada, decía ya Sta. Teresa por aquellos tiempos....y qué actual es esa frase!
El amor no existe.

Javier dijo...

Hombre querido anonimo, eso de que no existe el amor... es un poco fuerte, sino dime que es la vida, la tuya y la mia... sería aborrecible. Aprende a amar de verdad aunque te cueste y recibas desamores, y veras que vale la pena. Un saludo y gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

"...la forma más sublime de tener buen corazón es aceptar con ánimo entero la pérdida de lo que no se quisiera dejar"

Javier dijo...

es verdad anonimo.., aunque eso cuesta y mucho, como le costo a El la Pasion, pero cuando se hace por amor cambuian muchas cosas. Gracias por tus comentarios y un saludo y feliz Pascua.

Alas al Viento dijo...

Yo Amo, con todas las fuerzas de mi corazón, amo sin esperar NADA, amo porque AMO. Todas mis fuerzas y energías están puestas en el AMOR, amor a mis amigos, a mis enemigos, a mis padres, a mis hermanos, entrego, solo entrego...., pero en el entregar RECIBO recibo el amor, la enseñanza, el saber, el conocimiento, el estar, el yo soy. Felíz Pascua para Uds.,

Javier dijo...

Te felicito "alas al viento" por tu comentario. El amor es entrega y donación, lo más dificil es amar sin esperar, y aun cuando la respuesta sea negativa. Un saludo y felices pascuas.

Alma dijo...

Me pasaron cosas raras en esta Semana Santa, la primera fue el perdonar de alma a mi padre; segundo, el desear ser madre, cosa que no deseaba, habia decidido que en mi vida no sería madre jamás, esta semana Santa me despertó ese deseo de traer una vida al mundo, quiza mi sobrinita tiene mucho que ver..no se; y tercero,abrir las puertas de mi alma al amor. Estaba muy cerrada en el egoismo, en ser el centro de atención de todos, ahora quiero que otros sean mi centro de atención, de ayuda.
Un abrazo enorme

Javier dijo...

querida alma no sabes como me alegra esa expereincia de semana santa. Ten en cuenta que tanto el perdón, como la maternidad y el abrir las puertas de tu corazón al amor son manifestaciones del amor que Dios nos tiene ¿has pensado que esos días de Semana Santa son dias de gracias, y que quizas EL te ha dado esa oportunidad de darle más? Siempre he pensado que la Semana Santa es un buen momento de conversión, es probable que Cristo que pasa a nuestro lado, haya pasado a tu lado en esos días. Piensalo