domingo, 12 de abril de 2009

¡Feliz Pascua!

Los cristianos en oriente cuando llega la Pascua se saludan por la calle de una manera preciosa (por ejemplo en Rusia):
- ¡Jristos Baskries!
- ¡Baistinu Baskries!

- ¡Cristo ha resucitado!
- ¡Verdaderamente ha resucitado!

Me gusta recordar este detalle porque pienso que es una manifestación más de que no se ha perdido el sentido cristiano entre nuestra gentes.

Estos días he dejado de lado el blog porque la semana Santa ha estado llena. Hice los Oficios en unas aldeas cercanas a donde vivo, y me conmoví al ver cómo aquellas buenas gentes vivían la liturgia. Quizás con pocos medios, y con unas tradiciones que a lo largo de los siglos han podido quedar, al parecer de algunos, obsoletas. Pero os aseguro que a mi me impresionó ver, por ejemplo, a aquéllas gentes que el viernes santo con sus velas encendidas pasaban a venerar la cruz del Señor con cariño inmenso. El Cristo era antiguo, y está realmente estropeado, pero le tienen un amor desbordante a su Cristo. A muchos de ellos (mujeres y hombres) se les saltaban alguna que otra lagrimilla.

Parece que la fe se pierde, que la sociedad ha dado la espalda a Dios, y algo de verdad hay en esto, pero os aseguro que hay que ir a esas buenas gentes, ver la fe que mantienen sin demasiadas especulaciones teológicas tanta gentes, que tienen claro que sin Dios no hay vida, sin esas manifestaciones que llenan sus vidas no viven. Han llenado de signos religiosos y de detalles de amor sus jornadas, y es muy grato comprobar que los hijos también lo aprenden, y los nietos.

Pienso que debemos llenarnos de esperanza ante lo que nos viene encima, Cristo ha resucitado, y la vida pudo más que la muerte. Os repito con Juan Pablo II: ¡¡no tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo!!

He visto a hombres recios que rezaban ante el Monumento, a mujeres que besaban con amor la madera rota de los pies de un Cristo antiguo, a niños que tenían que ser levantados por sus padres para llegar a besar el crucifijo, a familias enteras estar de pie durante las largas ceremonias, y muchos jóvenes que han vivido la Semana Santa conscientes de lo que hacían. No todos están en el botellón, hay muchos que siguen creyendo porque lo ven en sus padres, en sus abuelos, en amigos.

Verdaderamente Cristo ha resucitado. Espero que vivamos de esa Verdad.

Un saludo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

De Tely

Paz a todos!

Yo creo en esa resurrección! Creo que Cristo vive, y sin El la vida no tiene significado.

A través de mi vida, y estoy segura en la de muchos de ustedes, Cristo se ha hecho presente de mil maneras. Han habido ocasiones, en que me he quedado perpleja al ver la pronta respuesta del Señor, en otras ha guardado silencio,pero sé que es ahí donde más cerca está.

El conserje de la escuela me llevó al principio de Cuaresma una piedrecita que dieron en Misa. Tomó una para él y acordándose de mí me ha llevado una. La puse sobre el cristal de mi escritorio pegada con tape. Después de un mes y medio de ausencia, al regresar al salón, he encontrado la piedra exactamente donde la dejé. Muchos niños me han preguntado el por qué la tengo ahí.

Hoy les contesté" Esa piedra representa mis dificultades. Ultimamente he tenido algunos problemas. Cada vez que pienso en ellos, observo la piedrecita, y me hace recordar lo afortunada que soy porque mi piedra es pequeña y hay otros que llevan sobre sus hombros unos peñazcos o piedras enormes. En ese momento agradezco lo que tengo "

Dios es maravilloso. Siempre es bueno mirar atrás para ver lo afortunados que somos . Seamos pues agradecidos y bendigamos a Dios por todo lo que nos da diariamente.

Si ponemos todo sobre una balanza, descubriremos que Dios ha sido grande con nosotros.

Felices Pascuas y Dios les bendiga!

P. Javier me confesé, comulgué y estoy contenta. Gracias!

Besitos!
Tely

Anónimo dijo...

Tienes razón
VERDADERAMENTE HA RESUCITADO!!!
Soy testigo de ello, yo y mi familia.Gracias

Javier dijo...

Tely no sabes la alegria tan enorme que me das. Te envio mi bendicion. Un abrazo.

Javier dijo...

Me alegro contigo querido anónimo/a