domingo, 28 de octubre de 2007

La importancia de escuchar a los demás. Medio siglo


Así fue. Ayer pasé de los 50..., como se dice hoy ¡qué fuerte!
Pero, es curioso, aun a estas "edades", uno aprende y mucho , en especial escuchando y mirando, contemplando.
Hace unos días una persona a la que estimo mucho, me dijo que estaba comenzando a leer el libro "El regreso del hijo pródigo", que te recomiendo, pero que antes de comenzar a leer, se había pasado unos días simplemente contemplando el cuadro que ilustra el libro, el famoso de Rembrandt, con el fin de apreciar más lo escrito. Pienso que le servirá y mucho, y sobre todo, porque ha tenido la paciencia de contemplar, de mirar.
Sobre lo de aprender, también te contaré que hace ya tiempo tuve una experiencia sencilla, pero que a mí me enseñó mucho, al menos me hizo pensar. Se desarrolló en el colegio que atiendo, Montespiño. Tuve la oportunidad de estar hablando un ratillo con una persona importante de 12 años, no importa el nombre, importa ella, y sobre todo importaba el asunto que nos reunía, porque era "su asunto", lo que en ese preciso momento a ella le caía encima. La escuché (importancia de saber escuchar y mirar), procuré mirarla y entender su problemilla (para muchos hubiera parecido una tontería), pero para ella era crucial y era lo que quería resolver, por ello pedía consejo. Salimos los dos tranquilos y seguros de que se iba a resolver todo, no porque ya estuviera resuelto, sino porque estaba compartido. Una vez más entendí la importancia de escuchar, de mirar, de atender, de comprender, quizás sin decir nada, simplemente siendo parte de la solución de muchos de los problemas grandes y pequeños que todos tenemos.
Me acordé de que hace ya bastantes años ¡menos de 50! hablaba yo de vez en cuando con un sacerdote mayor que simplemente me escuchaba, me miraba y me sonreía; no recuerdo consejos concretos que me diera, sólo que me escucha. Te aseguro que salía reconfortado de aquellas conversaciones. Cuánto aprendí de aquel hombre, y así procuro hacer con los demás. Un saludo, y espero que el siguiente post no tarde otros 50.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una aportación que leí en un libro...:
"El que ama no se contenta con una aprehensión superficial de la persona amada, sino que se esfuerza en PROFUNDIZAR en CADA UNA DE LAS COSAS que pertenecen al que quiere, y así, penetra en su interior".
También a muchos nos gusaría ser siempre así...

Javier dijo...

querido anonimo (ya me gustaria conocerte) efectivamente es asi, lo mejor es profundizar en cada uno de los aspectos de las personas, conocerlas en su totalidad, pues asi se les quiere más. Un abrazo

haciendo camino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.