viernes, 4 de abril de 2008

Inmensa alegría


¿Qué cual es el motivo de nuestra alegría? Quizás sea mejor preguntarnos qué motivo tenemos para no estar alegres. Cuando uno lo piensa, se da cuenta de que tiene cientos de motivos para dar gracias y estar contento, y que "las razones" de la tristeza se reducen a las mínimas y se diluyen en cuanto mira a Dios, y a la esperanza que Dios nos da con su Resurrección.

Seguramente te ayudarán estas palabras del Papa que me enviaron ayer y que me hicieron un gran bien. Espero que te ayuden.

"No estoy solo. No tengo que llevar yo solo lo que, en realidad, nunca podría soportar yo solo. La muchedumbre de los santos de Dios me protege, me sostiene y me conduce. Y me acompañan, queridos amigos, vuestra indulgencia, vuestro amor, vuestra fe y vuestra esperanza". (Benedicto XVI).

Un saludo y espero tus comentarios.

1 comentario:

Shakadal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here