miércoles, 21 de mayo de 2008

¡Te necesito!


Hace unos días tuve una conversación amena y distendida con un buen amigo. Comimos juntos. La comida era casi la excusa, el caso era compartir un rato, conocernos más y aprender, especialmente yo, porque me lleva bastantes años, y en él veo y leo la experiencia de una vida entera dedicada a Dios y a los demás. Aunque el me llama para que le ayude, en realidad el gran beneficiado soy yo.

En un momento concreto de la conversación-comida, me contó el triste final de otro amigo que, prácticamente fue abandonado por sus hijos..., "toda una vida viviendo para su mujer y para sus hijos, para que al final viviera y muriera en el abandono más tremendo", me comentaba.

Noté que al decir esas palabras se conmovía.

En realidad reflejaba lo que a él le estaba sucediendo. Toda una vida trabajando y viviendo para el bien de los demás (en su caso para el bien de muchos que se beneficiaron de su trabajo generoso y callado), y ha acabado recluido en una habitación, y casi pidiendo por favor que le vayan a ver, que le den cariño, necesitando tener alguien delante para conversar, para mirar y sentirse querido y acompañado.

Es tremendo, pero es una realidad. Al salir de allí y darle un abrazo de hermano al despedirnos, me quedé en silencio y volví a casa pensando. Pensé en cómo hemos llegado a esta situación, y en cómo podemos tener los ojos tan ciegos para no ser capaces de dedicar un tiempo (¡¡nuestro tiempo es muy importante!!) a quien nos está pidiendo, casi suplicando: ¡por favor, acompáñame, párate conmigo un momento, mírame a los ojos y escúchame!, ¡sólo necesito eso!

Qué terrible es la soledad que hemos creado en este mundo en el que parece que sólo tenemos tiempo para nosotros. En realidad tenemos miedo a toparnos con la soledad de otros y a curarla, mirándoles a los ojos y dándoles un abrazo.

Un saludo.

4 comentarios:

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Hola, hay un premio para vos en nuestro blog. Solo tenes que pasar y levantarlo. Un abrazo y que Dios te bendiga.

Javier dijo...

Gracias Teresa de Jesús.

Marcos Emiliano Mesa dijo...

HOla como estas?, soy marcos emiliano mesa, pasaba a visitarte y a pedirte el favor de la publicacion de mi blog, asi como yo publicare el tuyo para que juntos consigamos mas visitas y llevemos este mensaje hermoso a los demas.
desde ya gracias, y que dios te vendiga.

Javier dijo...

Gracias Marcos Emiliano. Ya puse un enlace en mi blog. Un abrazo y te animo a seguir haciendo tanto bien como haces.