sábado, 18 de octubre de 2008

No me lo esperaba

Eran las tres y media de la mañana. Me despertó el ruido y la lluvia. Me asomé a la galería que hay en mi habitación, y vi como llovía a mares, pero ellos seguían allí bebiendo y cantando. Me dio pena ver el espectáculo y la "movida".
El botellón se ha trasladado a un parque enfrente de mi casa; pero un botellón selectivo, sólo es la noche de jueves a viernes, y sólo hasta las cuatro de la mañana. Eso sí, la calle queda sembrada de botellas, papeles, desperdicios, y otro tipo de inmundicia que recogen pacientemente una hora después los barrenderos.
La escena te la puedes imaginar. En este caso eran chicos de entre 14-17 años, no más mayores. Te insisto, me dio pena, no asco ni enfado, sino verdadera pena ver aquello. Me acordé de los días pasado en Lourdes en Village de jeunes, acompañando al Papa, junto a cientos de jóvenes normales, de la edad de los que estaban en el parque, pero con otra filosofía (si es que los del parque tienen alguna).
Pero realmente lo que me dio coraje fue la siguiente escena. Estaba lloviendo a mares, los participantes del botellón se marchaban a dormir a sus casas, y en ese momento aparecieron un montón de coches con algunos de los padres de esos chicos que ¡¡¡iban recogerles!!!
Me volví a la cama (de donde no tenía que haber salido) realmente triste; ¿qué hijos pueden salir de unos padres que tienen la debilidad de ir a recoger a sus hijos a la movida porque llueve, o porque son las tres de la mañana? Sin comentarios.
Un saludo

13 comentarios:

Luisa dijo...

Qué dificil está el tema.La presión exterior hace dificil la presión que se crea en el interior. Cansados de decir no, seguimos diciendo no, y somos de los pocos y claro,nos dicen que somos raros...Qué duro está el tema.
Un salu2 desde el Sur

Ángeles Mensajeros De Dios dijo...

Realmente comparto al máximo tu parecer. Tristeza y pesimismo, es lo que siento cada fin de semana cuando veo lo mismo que tú desde mis ventanas; y lo peor, es que todo empezó con los de nuestra generación...un saludo.

Anónimo dijo...

Yo lo que creo es que.....a ver, cómo lo digo con una cuidada expresión que no hiera a Tely ni al resto de co-blogeros. Veamos...a mí lo del botellón no me parece del todo mal....todos (o algunos al menos), hemos salido por ahí, nos hemos divertido bebiendo con los amigos, cantando, mojándonos bajo la lluvia, ligando, enamorándonos...un adolescente mojigato da mucha pena. El que no se divierte de soltero se divierte de casado, así que mejor que echen la canita al aire de jóvenes y se desfoguen bien, ue luego le ponen los cuernos a la parienta en cuanto esta se descuida. Mejor así, qué leñe. Luego, les entra el juicio, maduran...y son famosos arquitectos, ingenieros, médicos, abogados...sí sí. Sin embargo, los moscas muertas, no llegan a ninguna parte.
Hale, admito abucheos, lanzamiento de huevos etc...
Con amor, vuestra siempre,
La Duquesa

Anónimo dijo...

Ah! y por cierto! qué padres más majos, superenrrollados eh?, cae la de Dios y les van a buscar pa que no se mojen y todo...fíjate...
The Duquesa of the mountains

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que es bueno divertirse, salir con los amigos, mojarse bajo la lluvia, etc. Pero ¿es que sólo hay una forma de divertirse? ¿Los que no se cogen un pedo el fin de semana son mojigatos y fracasados? ¡Vaya sectarismo y estrechez de mente! Una única forma de diversión para triunfar en la vida. No entiendo cómo mucha gente joven hoy día alcoholizada, en programas de deshabituación de toxicómanos no los vemos en la TV a modo de jueces estrella, por ejemplo. No eran mojigacos, la movida les iba mogollón. No lo entiendo. Y las madres que lloran por estos hijos deberían ser felicísimas si son superenrrolladas.
Conozco a mucha gente divertidísima que no va de movida en movida, con todas sus neuronas en orden y triunfando en la vida. La pena es que esos jóvenes del botellón desconocen su verdadera identidad, la grandeza de su vida y de su misión en este mundo. Todo joven es generoso por naturaleza. Los 14-17 años son años llenos de grandes ideales, que hacen a la gente capaz de grandes hazañas. Todo joven, no sé dónde lo leí pero me gustó, lleva un conquistador dentro de sí. Es una pena que este conquistador quede oculto, empeñecido hasta desaparecer muchas veces por los porros, el alcohol y el insomnio que les hace olvidar quiénes son. Sus padres superenrollados también han olvidado quiénes son sus hijos y se conforman con una copia de lo que ellos probablemente han llegado a ser con el paso de los años, sin ideales y siguiendo al rebaño. Infravaloran a sus hijos, son algo más que burros rebuznando bajo la lluvia tras beber unos cuantos litros de alcohol.
Ayer al salir de clase me encontré con una alumna, de unos 16 años, enrollada con su novio en plena calle. Simplemente me dio pena.

Anónimo dijo...

Duquesa no me creo tus comentarios. Es un mecanismo de defensa para no ser descubierta. Es el caparazón esconde a una persona sensible.
Te lo digo yo que soy psicólogo.

Anónimo dijo...

Para todo hay una edad. A mí la gente joven con mente de vieja me da pena. Los 18 son para los sueños, las locuras...pillarse un ciego está bien tambien de vez en cuando, fumarse un porrito y trasladarse a otras constelaciones...y si no probadlo y ya me lo diréis.
Tely, si lo haces, verás como tus niños lo notan para bien.
Jejeje
El que bebe, se emborracha,
el que se emborracha, duerme,
el que duerme, no peca,
el que no peca, va al cielo
y puesto que al cielo vamos...
BEBAMOS
Vuestra Duquesa

Anónimo dijo...

Duquesita duquesita,despiertas en mi autenticas pasiones.
Uno que suele rondar por estos lares.

Anónimo dijo...

Rogando a Dios me los proteja, les saluda con cariño, Tely :)

Escenas como esas, serán el pan de cada día de las futuras generaciones, si esto sigue como va, en decadencia moral y social. Porque lamentablemente, esos chicos, precisamente son el futuro del país.

Es por eso, que yo me empeño en hablarles a mis niños{ que ya no son tan niños} de valores. Enfatizo la importancia de la tolerancia hacia los demás, del amor al trabajo y a vivir una vida sana. Aprovecho la más mínima situación para sacar una buena moraleja.

Pero también soy firme al corregir. Recuerdan al chico de los abrazos. Pues después de intentar la sutileza , llegó un momento en que le dije con energía y molesta : Basta ya. Ahora, sigue siendo atento , pero sin el toqueteo. Tal vez fui dura, pero cayó en cuenta y ha vuelto a ser el joven talentoso y respetuoso que yo conocía.

Pienso que no todo está perdido. Yo, fui joven y sé lo que es pasar por la edad rosa. En el salón tengo un jovencito que está teniendo en su hogar problemas entre sus padres. El chico, ha ido cambiando su actitud. Se lo he comentado muchas veces y le he dado miles de consejos." Héctor, yo estoy a punto de retirarme, y espero en mi vejez, cuando te vuelva a ver encontrar un hombre profesional y exitoso. De hecho, creo que te buscaré para que seas mi doctor" El me mira y sonrié pensativo. Hoy, estuvo muy inquieto y al llamarle la atención me dijo" Misis, yo no sé que me pasa" Yo, sí lo sé Héctor, estás creciendo . Pero, también confío en ti, y sé que podrás con eso y más. Eres inteligente y yo voy a ti" Movió la cabeza con aprobación y contestó sonriendo, " Sí, misis"

Querida Duquesa, sabes cuál es la mejor manera de trasladarnos a las constelaciones y más allá: agarrándonos del manto de la Virgen y apretar bien la cruz de Jesucristo.

no creo que para ser feliz en la vida, se necesite primero vivir la vida loca y al garete. Pero, también voy a felicitar a aquellos que logran cruzar la línea, que después de caídos se han levantado y se han convertido en ciudadanos ejemplares. Para ellos mi aplauso y mi felicitación. Muchos de estos jóvenes necesitan una mano amiga, no un cerrar de cortinas, sino alguien que les diga" Tú vales mucho y yo voy a ti.

Un abrazo y Dios les bendiga!
Tely

Anónimo dijo...

Hola padre, quiero saludar por su intermedio a Tely, muy piadoso lo que escribe. Por estos lados igualmente existen jóvenes que salen en las noches, beben, etc. Pareciera que ocurre por todos lados y pienso que es algo que no debiéramos acostumbrarnos, que no forme parte del paisaje, porque la droga esta a "la vuelta de la esquina". Debemos estar atentos partiendo por la casa los que tienen hijos, siempre diciéndoles, "esta bien que se diviertan, pero con calma".
Abrazos
Desde la Patagonia
José

Javier dijo...

Vamos a ver. No he querido poner nada hasta hora para comprobar que estabais pensando (por cierto se echa de menos a Coquelia que seguramente nos sigue pero desde el silencio). Querido anónimo coincido contigo; es cierto que la juventud esta como esta, pero hay que seguir peleando -en especial los padres- a que esos jóvenes sean lo que tienen que ser..., porque en el fondo son los que dentro de unos años estarán arriba ¿que les dejamos? o ¿que les pueden dejar unos padres que les van a recoger al botellón?
Amiga Duquesa como siempre marcas la diferencia. Me encanta que seas así y digas lo que piensan, eso te hace mejor; pero me gustaría que pensaras lo que dices... como anónimo estoy seguro de que no piensas así.., lo dices por decirlo, pero se ve que tienes un gran corazón y que si tu fieras madre de ninguna manera irías a recoger a tu pimpollo a las tres de la mañana al botellón; es más dudo que uno de tus hijos fuera a semejante movida.
Tely gracias, muchas gracias por tu testimonio. Lo estas haciendo fantástico con esos niños, sigue así, y que de ahí saldrán buenas cosas.
Jose gracia por seguir en el blog; siempre nos elevas la mirada.
Para todos en breve sigo con los post. Tengo el ordenata estropeado y no he podido seguirlo. Un abrazo

Anónimo dijo...

De Tely
Saludos cordiales!

Cómo estás, P. Javier? Cómo están todos? Espero en Cristo que bien.

Gracias ,José de La Patagonia, por tu saludo. No cabe duda, que sí ocurre en todos lados. Acá en Puerto Rico, en el área metro, hay masacres contínuamente de jóvenes. Pareciera que la ley de la vida estuviese cambiando porque ahora son los padres los que entierran a los hijos. Y, es como bien dices:" No podemos acostumbranos y quedarnos cruzados de brazos. Tal vez no podamos salvar el mundo, pero sí podemos orientar a quien está a nuestro lado.
Gracias, José.

P. Javier,gracias a ti, por la oportunidad que nos ofreces de expresarnos en tu blog. Sigue rogando por Feyo, mi cuñado, en estos días ha estado muy malito, Casi no puede respirar. Pídele por favor a Jesús, que llegada la hora lo asista y le reciba.

Gracias a todos los que rueguen por él. Dios les bendiga!
TEly

Javier dijo...

Tely cuenta con que pondré a tu cuñado Feyo en mi Misa, junto a Cristo. Un abrazo