miércoles, 26 de noviembre de 2008

Lo relativo y lo bello

Hace ya bastantes años, tuve una larga conversación con un buen amigo mio sacerdote, bastante mayor que yo. Me encantaba hablar con él, porque era como escuchar la voz de la experiencia, un hermano mayor que te enseñaba sin ofender, desde la más profunda humildad.
Había pasado un año combatiendo el cáncer con un tratamiento de quimio bastante agresivo; quedó totalmente hecho añicos, pero contento, pues parecía que salía de aquello. Finalmente se le reprodujo unos meses más tarde, y se nos fue al cielo.
Recuerdo con frecuencia y emoción aquella conversación, especialmente porque me dijo:
"Mira, Javier, después de un año de idas y venidas, de momentos de esperanza y de pasar miedo, mucho miedo, he aprendido a relativizar todas las cosas. Me he dado cuenta de que en esta vida hay pocas cosas importantes, y pocas cosas que ciertamente nos puedan quitar la paz. He aprendido-era y es sacerdote en el cielo- que lo importante es lo que Dios hace en nosotros, lo que nos ama, y lo que espera de nosotros. Por ello, he llegado a la conclusión de que vida vale lo que yo sepa amarle a El."
En ese momento me quedé conmovido y parado, porque había dado en el calvo de la cuestión.
Seguro que a mi amiga enferma de ELA le ayuda este comentario.
Pero hay más.
Hoy he asistido en el cole donde trabajo a una charla deliciosa sobre la belleza y cómo, saber contemplarla es importante en nuestra formación, y en la de los alumnos. ¿Sabéis quien es la Belleza Suma? No hace falta que lo diga..., es evidente.
Pues pienso que la belleza de cada persona se encuentra principalmente en que sea capaz de reflejar la belleza de Dios. Mi amigo sacerdote me lo enseñó con su cuerpo consumido y su alma muy cerca de Lo importante. Era de esos que enseñaban sin imponer, enseñaban con la belleza de vida.
Un saludo.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

De Tely

Saluditos a todos!

Qué hermoso P.Javier! Sabes, me fascinan los testimonios y las anécdotas que elevan mi alma.

Cada vez que tengo la oportunidad de platicar con alguien que pienso vive con su alma elevada, le pido me cuente alguna experiencia relacionada con lo celestial y, es como si me acercara más a Dios.

Más tardecito contaré algunas.


Pienso que ese miedo del que hablaba ese padrecito, lo sienten todos los que saben que se acerca su partida. Lo vi muchas veces en los ojos , en el rostro y en las expresiones de mi cuñado.

Pienso que Dios, en su infinita misericordia y velando por quienes le aman y sirven, hizo comprender a este sacerdote, lo que ya conocía en su interior.

Y, cuánta verdad, en tus palabras! Hace unos días teniamos en la clase un tema similar y le decia a las niñas, que ya se creen adolescentes, de la importancia de la belleza interior. Como hay unas medias sueltecitas de lengua, les hablaba de como eso opacaba su belleza interior.

En mi vida, he conocido muchas almas, que reflejan esa belleza de Dios de la que usted habla. Hoy, en mi trabajo, veía como unas maestras bromeaban a un compañero que está por contraer matrimonio, y, yo les miraba, y sentía pena por él. Pero, creo que más lástima debemos sentir por esas personas, que no llevan a Dios en su corazón y aprovechan cualquier oportunidad para disfrutar a costa de otros. Porque una broma, se tolera y hasta se comparte, pero las exageraciones, enfadan.

Gracias, P. Javier, y Dios les bendiga a todos los que lean.

Tely

Javier dijo...

Tely tus comentarios nos enriquecen. Muchisimas gracias Pienso que tienes una gran tarea en enseñar a tus alumnos/as que la belleza esta en sus corazones, que no caigan en la tentacion de pensar que la belleza es solo lo o como se muestran, porque el cuerpo, lo externo se consume y deja de ser bello a los ojos de los hombres. Eso atrae unos años, pero luego queda en el olvido; sin embargo el corazon es siempre bello, hermoso, si ama de Dios. Te lo digo porque hoy dia las chicas desde 14-14 años piensan que lo importante es comos e muestren, perdona, lo que enseñen, y eso las destruye. Un saludo

Anónimo dijo...

Hola a todos/as: Soy Inma, y como estoy de baja por eso os escribo a estas horas. Me lei ayer la experiencia que ha tenido D. Javier con su amigo Sacerdote que esta ya en el cielo y me ha encantado porque además de ser de una gran belleza, es muy profundo. Tendriamos que aprender a ver el interior de todas las personas y no fijarnos solo en el exterior. Mi padre que era una persona extraordinaria y que murió relativamente joven de muerte súbita, a las 6 de la tarde del 21 de agosto estaba vivo y a las 6.10 hablando conmigo ya estaba muerto, os puedo asegurar que nunca olvidaré su cara de paz y alegria, estoy segura que estaba viendo a alguien extraordinario. Se habia dedicado toda su vida a la enseñanza y contaba el caso de un chico con una vida bastante disipada, hasta el punto de estar en la carcel. Realmente una calamidad, y desahuciado de la sociedad, pero supo verle la parte positiva, resultaba que dibujaba muy bien, por ahi lo fue sacando a flote tanto es asi, que después se convirtió en un pintor profesional y de esta forma pudo rehacer su vida. Duquesa baja de las montañas que quiero conocerte, y asi intercambiamos opiniones porque de todo se aprende. ¡evidentemente que si!, y a nuestro amigo el Duque (creo que vive en la Patogonia) también. a Tely y a D. Javier los conozco un poco más. A toda la familia bloguera , no se si se escribe asi, bueno vosotros me entendeis. Muchos abraciños y chao GUAPOS. P.D. la limpieza del alma embellece la cara, pensad en la confesión. El 30 además de empezar la Novena de la Inmaculada (espero que pidais por mi y yo por vosotros) también empieza el Adviento es tiempo de esperanza y alegria, podemos aprovechar la ocasión para hacer una confesión en profundidad. mil saludos de Inma

Anónimo dijo...

Hola Inma, para bajarme a mí de las montañas....hace falta.....no sé, es como pretender llevar a Heidi a Marbella, o algo así, ¿a que no te la imaginas?. Soy una sóla con las montañitas.
Pero conocernos, podemos todo lo que quieras, eso sí, quede claro que no me vas a convencer de nada! (yo siempre haciendo amigos....jejeje)y si no le preguntas al Padre Javier que el te convecerá de lo que te digo.
Bueno, me desbordáis con vuestros mensajes teológicos, me voy a buscar a unos amigos que vienen a verme, después disfrutaremos de todas esas vanidades de la vida, como una cenita guapa, fiestecilla, copas, amor...y quien sabe si sexo. (Uy, perdonad, dije "sexo", mañana me confieso..)
La Duquesita de las montañas nevadas

Anónimo dijo...

Hola Duquesita de las montañas nevadas: ¡POR FIN TE MANIFIESTAS!, mira que te haces de rogar, pero bueno me encanta porque aunque te creas que no, coincidimos en muchas cosas por no decir en todo. En el amor a la naturaleza a ti te gustan las montañas y a mi los animales en concreto los perros y cuanto más grandes mejor, los he tenido de todas las razas, desde mastines, dobermann, pastores etc.. Las fiestas ni te cuento lo que me van, siempre que puedo no me pierdo una y disfruto como una enana. El amor y el sexo ¿a que creias que el sexo era algo malo para mi? pues no hija, dentro del matrimonio es algo, esencial, único, grande, magnifico,.......Desde que unos se casan hasta que uno de los dos se muere, siempre, siempre. Pero Duquesita cada cosa a su tiempo. Y me parece genial que mañana te confieses yo también lo haré. La verdad que es una delicia poder hablar tan abiertamente contigo. Tenemos que darle las gracias a D. Javier por haber hecho este blog, y gracias por unir a gente que en apariencia es tan distinta y al mismo tiempo tan parecida. Duquesa yo aprendo de ti mucho, al igual que de Tely, Duque, anonimos/as.... todos aprendemos de todos. Muchos besiños para todos. Tely rezo por ti. Y aunque no has tenido hijos, pero ese amor que demuestras con tus alumnos vale muchisimo. Muchos kissis for todos. Soy inma

Anónimo dijo...

Bueno, a ver si ponemos las cosas en orden.
Mi vida con los animales no es una vida facil...tengo alergia al pelo y al polvo...jeje....una dura vida la mía.
En segundo lugar. A ver Inma corazón, yo no me confieso ni por todos los demonios! y nunca mejor dicho. Lo primero porque me parece anacrónico, y de estar mal de la cabeza meterse en una especie de "cajón" con una reja de por medio, para hablar con una persona me da igual de qué. Si lo analizáis fríamente es que es pa mear y no echar gota. A mi me da igual que el cura sea un "pájaro espino" o que esté de toma pan y moja, o que yo lo esté...que lo estoy...¿y qué? ¿se enamora un médico de su paciente, se enamora un ginecólogo de sus mujeres, se enamora un abogado de su clienta, se enamora el panadero de sus clientas? Yo no creo que los curas vayan a ser gente tan debil. Lo siento pero no me lo creo. Esa excusa no es válida. Hay muchos profesionales solteros y enteros, y no por eso les resulta más dificil la relación con sus clientas. Aparte que somos ya mayores para esas tonterías. ¿Y si te enamoras del cura? ¿qué pasa por eso? ¿es un sentimiento inconfesable, impuro, pecaminoso...? no hijas no, si es amor, y es imposible, bueno, pues haces lo que puedas por no sufrir y no hacer sufrir, y ya está. Y no pasa nada. Como si te enamoras de un casado o del novio de una amiga. Es que es la vida y la humanidad!
Por otro lado, si el motivo para meterse detrás de una reja es que te de verguenza hablar de ciertas cosas, mirad, que no me contéis milongas que hay cosas bastante peores en la vida y se hacen.
A mi no me parece ni medio normal lo de los confesonarios. Y ese morbo que les rodea, mucho menos. Si las cosas fueran más normales, si se pudiera confesar uno o más bien una, en un despacho tan tranquilamente o en el banco de una Iglesia, yo creo que habría más gente que se confesaría, pero este teatro....buaaaaaa...la Iglesia tiene que cambiar mucho eh? pero mucho! vivimos en la Edad Media y qué razón tienen los que dicen que la Iglesia va por un lado y el 90% de los católicos por otro.
Hay que buscar la NORMALIDAD, y en este momento no la hay. Con las mujeres la relación es patológica. Se sigue considerando que las virtudes femeninas han de ser las de la Virgen María, (que a saber cuales eran tambien, pero enfin, hay que tragar), vamos, que yo desde luego ni las cato! y tanto pregonar sobre la dignidad de las mujeres, deberían empezar por no tenernos miedo. Que lo tienen, y mucho. Constantemente.
Bueno, el Padre Javier de vez en cuando se suelta la melena, pero de pascuas a ramos, tampoco os creáis...jejejeje
Besos castos!
La Duquesa

Anónimo dijo...

Duquesa me encantan tus comentarios porque sé que te encanta la polémica. Ahí se acaba todo. Lo que tú no te confiesas, no me lo creo ni harto vino.
Te gusta la nota discondarte, sin más, para crear el debate.
Besos,

El Duque. Me voy a cambiar de nombre porque no me gusta lo de duque. Lo pensaré para el próximo comentario.

Feliz Novena de La Inmaculada

Anónimo dijo...

Hola a todos/as: Duquesa, me encanta leer tus comentarios. La verdad es que me hacen pensar y también me rio mucho con ellos. JA;JA,Jaaaaaaaaaa. Imaginate por un momento que en este blog fuesemos todos iguales, ¡QUE ABURRIDO SERIA!. Lo importante es que estamos de acuerdo en lo esencial. En cuanto a lo del confesionario hoy en dia, aunque la Iglesia lo aconseja, pero no es un dogma con lo cual, cada uno como quiera. En un banco, en la calle, en un confesionario. ¿Que te piensas que se hace cuando una persona esta internada en un sanatorio? No veo yo al sacerdote cargando con el confesionario por todo el hospital. Mira Duquesa, la Iglesia es madre y muy buena con lo cual se adapta a todas las situaciones. Lo que has dicho,....."y es imposible pues haces lo que puedas por no sufrir y no hacer sufrir....", te olvidas y ya está. Pienso que es un comentario muy acertado, al fin, todos estamos hechos de la misma pasta y el que diga lo contrario miente. Bueno, ya ves que coincidimos en muchas cosas. Desde luego ya lo habia escrito yo en otro comentario, lo que le gusta a la Duquesa es la polemica para entablar dialogo. La verdad es que me encanta, es más os propongo algo que seguro que ya habesis hecho en alguna ocasión. Cuando vayais por la calle fijaros en las personas con las que os cruzais, ya vereis como no hay ni una sola igual. Pues si somos distintos en lo fisico que no será en lo quimico. En esto se demuestra la grandeza de Dios. Millones de personas y ni una sola igual a otra. ¡AHI ES NADA!. Duque, la verdad es que me desorientas un poco no se donde ubicarte geograficamente, creo que la Patagonia, o donde dices estar, me parece que se aproxima a La Coruña. Bueno seguiré investigando, y analizando tus comentarios, pero, no se, no se, si tener dudas de tu identidad. ¿Que os parece Tely, Duquesa, """""DUQUE"""", y anonimos. Seguiremos hablando en otro momento aunque yo tendria cuerda para rato, pero bueno hay que hacer otras cosas. Se despide hasta otro momento Inma. Para todos los blogueros muchos abrazos con sabor a chocolate

Anónimo dijo...

Hola a todos! voy a hacer mi aportación y luego le digo algo a la Duquesa. Yo también conozco a personas que hablan con la belleza de su vida (algunas ya están en el Cielo y otras en la tierra) y ¡cómo edifican a los que les vemos!. Lo que da verdadera Belleza a nuestras personas y a nuestras vidas es la Presencia de Cristo, que sepamos ser reflejo de ese Amor a la Voluntad de Nuestro Padre y el Amor al prójimo (esto implica amarnos a nosotros mismos como Dios nos ama). El P.Javier no lo ha explicitado pero ya sabemos que nos quiere decir que la BELLEZA ES CRISTO RESUCITADO, es increíble contemplar a un Dios echo uno carne que ha asumido nuestras heridas y las ha hecho GLORIOSAS. Pase lo que pase en nuestras vidas como cristianos sabemos que todo es gloria y para su Gloria y para nuestra glorificación y eso da sentido a todo lo que nos pasa.
Es cierto que hay que relativizar, él Único que no es relativo es Cristo. En la vida el dinero, la salud, el trabajo,proyectos... y algo más importante: las personas vienen y se van, podemos llevarlas en el corazón, gustar de la comunión de los santos pero sabemos que no volveremos a estar con Ellas, lo digo porque por mi vida han pasado personas muy importantes y gran parte ya no están conmigo físicamente,están en otro país u continente. Todo pasa sólo Dios queda por eso ¡SOLO DIOS BASTA!.
La Belleza no es conocida en nuestra sociedad que entiende po ésta la vulgaridad, la pérdida del pudor cmo si es fuese signo de libertad cuando muestra esclavitud ¡qué manera de gritar :"que me miern, que me quieran, ya no sé cómo hacer!" es una pena que la mujer hoy, siglo 21 no tenga ningún valor a los ojos de la mayoría de los hombres, sólo un objeto para pasar un rato... y es que no sabemos dejarnos saciar del ÚNICO AMOR Y la sociedad ni conoce ni quiere conocer que ese Amor que buscan equivocadamente es una Persona: JESUCRISTO.
Duquesa por lo que dices de la confesión el mismo Cristo instituyó este sacramento maravilloso, lo del confesionario da igual yo rara vez me confieso en él y te prometo que con el P. Javier JAMÁS me he confesado en él. Es genial saber que es Cristo en la persona del sacerdote quien recibe y lava los pecados, DIOS ES MISERICORDIA Y ESTA DESEOSO DE QERRAMARSE!!! y cuánto Le hacemos esperar!. Tranquila que todos somos mayorcitos y nadie se asusta de la palabra sexo, todos lo tenemos. Lo bueno de la sexualidad es vivirla con quien toca y cuando toca porque sexo sin Amor es 1 depresión (esta frase la cojo de un AMIGO ATEO, lo dice por experiencia).
Un saludo a todos!!

Anónimo dijo...

DUQUE DUQUE....estás tocando terreno resbaladizo....si no sabes nada de mí, no digas lo que hago o dejo de hacer. Si te digo que no me confieso es que no me confieso. Y no hablo por crear debate, hablo porque me ponéis de los nervios! que es distinto. Y claro, lo que no puedo, es callarme. Ese no es mi fuerte.
Como habéis metido unos rollos increíbles y ahora estoy con mis amigos y les tengo que agasajar convenientemente, pues os dejo. Hasta el lunes. Entonces "analizaré" detalladamente vuestros comentarios y lanzaré mis puyas...jejeje
1 beso a Inma, a Tely y al Padre Javier. Al resto ni pipas.
La Duquesa

Javier dijo...

Duque, duquesa, Inma y todos, es estupendo lo que decis, sólo que merece la pena que pensemos todos -me incluyo el primero- lo que decimos. Se trata de pensar como pensamos y de construir.
Duquesa ya veo como piensas, me parece bien, pero bien sabes que la reconciliacion no tiene nada que ver con un confesonario, sino que es la manifestacion de la misericordia de Dios por encima de todo, sea donde sea, da igual, y pienso que lo sabes bien.
Inma gracias por tu testimonio. Pensad todos en la enferma de ELA, si tuviera la oportunidad de leer estos testimonios, tenemos que ayudarla y animarla. Un abrazo

carmen m. dijo...

javi, soy Mamen, me gustaría recibir esa charla sobre la belleza que distes, ¿puede ser?
mil gracias