viernes, 30 de octubre de 2009

En silencio

Estos días estoy dando unos ejercicios espirituales en una casa al lado del mar junto a la ría de Arosa. Todo invita al silencio y a la paz. Esta mañana he podido dar un grato paseo por la playa aunque el día no acompañaba, y hasta me he dado el último baño del año en el mar. Un gozo.
Sirven estos días para reflexionar, para pararse y volver a pensar sobre los fundamentos.

Bien es verdad que estamos rodeados de ruidos y de todo tipo de información que no nos facilita escuchar el silencio. Recuerdo con gratitud aquella larga película (El gran silencio) de la vida de la Gran Cartuja (dura 3 horas) donde no pasa nada y pasan muchas cosas. Los monjes nos enseñan a vivir en el silencio y a escuchar el silencio.

Te animo a que hagas la prueba, a que dediques unos días a escuchar el silencio en un retiro, verás cómo en el silencio comienzas a escuchar una voz que quizás tengas olvidada, la voz de Dios, porque es ahí donde El habla.

Un saludo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Padre, que bueno es leer sus reflexiones, aprovecho de saludarlo por su cumple (idem edad, solo un par de semanas antes). El silencio, siempre importante en nuestras vidas, en mis caminatas de fin de semana por los senderos de estas tierras donde el viento es fuerte, Dios se siente y te acompaña. Así es, hay que acercarse a las montañas, a veces en soledad, ahí esta Dios. Aprovecho pedirle una oración por el Padre párroco de la Iglesia Catedral de Punta Arenas Chile, él esta muy delicado de salud, un gran hombre.

Abrazos

Desde la Patagonia

José

Anónimo dijo...

Hola Padre, que bueno es leer sus reflexiones, aprovecho de saludarlo por su cumple (idem edad, solo un par de semanas antes). El silencio, siempre importante en nuestras vidas, en mis caminatas de fin de semana por los senderos de estas tierras donde el viento es fuerte, Dios se siente y te acompaña. Así es, hay que acercarse a las montañas, a veces en soledad, ahí esta Dios. Aprovecho pedirle una oración por el Padre párroco de la Iglesia Catedral de Punta Arenas Chile, él esta muy delicado de salud, un gran hombre.

Abrazos

Desde la Patagonia

José

Javier dijo...

Gracias Jose, que bueno verte otra vez por aqui.

Anónimo dijo...

La verdad es que es una experiencia maravillosa que recomiendo a TODO el mundo, vivimos deprisa (algunos muy deprisa) y la paz, la serenidad, el sosiego y el silencio interior son lujos difícilmente alcanzables en estos días.
Hace unos días, mi hija de 6 años me preguntó "mamá, a ti Jesús te habla en el corazón?, a mí sí, sabes?", yo, desconcertada le dije que a mí a veces también, y ella me contestó " mamá, si quieres que te hable mucho, tienes que estar muy calladita, porque habla muy bajito y sino no le oyes"

Javier dijo...

Impresionante tu experiencia y comentario.

Anónimo dijo...

Luego me di cuenta de que era un artículo muy antiguo...me gustó en todo caso! intentaré ver el "tostón" de película a ver qué tal...