viernes, 26 de febrero de 2010

Curas y árbitros

Escuchaba esta mañana en la radio mientras iba a mi cole en el coche, una tertulia acerca de los árbitros: la polémica de lo malo que son los árbitros de todas las categorías, etc. La verdad es que no se porqué escuchaba esto, pues me hubiera ido mejor ir rezando el rosario u otras oraciones.
El caso es que uno de los tertuliantes dijo: "si mi hijo me dice que quiere ser árbitro, le doy una bofetada que le da cuatro vueltas la cabeza"; me ha hecho gracia, ya que era la manera de decir que es mejor no meterse a árbitro, por el riesgo que supone. Otro de los participantes a la tertulia en ese momento dijo: "hay tan pocas vocaciones a árbitros como a cura, las escuelas de árbitros están tan vacías como los seminarios".
Pensé que enorme tontería comparar la vocación a árbitro (si la hay) con la de sacerdote. Lo único que se parecen es que van de negro -y ahora lo árbitros ni eso-, y los curas vamos recuperando el negro.
Estos días he estado en un encuentro con sacerdotes, la mayoría jóvenes, y todos ellos se identificaban con signo externo. Han sido unos días gozosos, de dar muchas gracias a Dios.
Pero el tema que yo quería comentar no era ese, sino el de la vocación.
Se dice que no hay vocaciones a cura, que cada día hay menos y que es una "especie" que se extingue. Me parece una sandez. Es cierto que los números han bajado, pero de lo que estamos absolutamente seguros quienes tenemos fe es de que siempre habrá sacerdotes, y que en buena parte eso dependerá de que los que ya lo somos seamos fieles, buenos y santos.
Sólo os pido que nos ayudéis a que esto se así.
Un saludo.

4 comentarios:

mar dijo...

Desde que empezamos el año sacerdotal todos los días en cuanto salgo de casa para ir al trabajo rezo un ave maria por las vocaciones de los sacerdotes.
Un saludo

Javier dijo...

Gracias Mar por tus oraciones.

Anónimo dijo...

Hey your website is cute
Check out at that crazy emo song:
http://tinyurl.com/8lxnsg

Anónimo dijo...

De Tely

Un abrazo P. Javier y todos los que leen.

En Puerto Rico se nos habla mucho de la escasez de sacerdotes y de cómo debemos orar para aumentar las vocaciones sacerdotales. Pero, usted bien lo ha dicho, padre y así lo creo yo : siempre habrá sacerdotes. Dios no abandonará jamás a los suyos! Los sacerdotes son los instrumentos a través de los cuales Dios purifica nuestras almas. Dios nunca nos dejará sin alimento.

En mi rosario está incluida esta intención siempre. Dios bendiga nuestros sacerdotes !

Un abrazo,
Tely