miércoles, 7 de agosto de 2013

¿Quién soy yo para juzgarla?


Leo en el texto de la entrevista del Papa Francisco en el avion de regreso de Río:
"Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla? El Catecismo de la Iglesia católica explica de manera muy bella esto, dice... Un momento, cómo se dice... y dice: «no se debe marginar a estas personas por eso, deben ser integradas en sociedad». El problema no es tener esta tendencia; no, debemos ser hermanos, porque éste es uno, pero si hay otro, otro. El problema es hacer el lobby de esta tendencia: lobby de avaros, lobby de políticos, lobby de los masones, tantos lobby. Este es el problema más grave para mí. Y le agradezco mucho la pregunta. ¡Muchas gracias!".
¿Quien soy yo para juzgarla? Me ha impresionado mucho la respuesta del Papa Francisco, por lo valiente, abierta y clara que ha sido. Pero lo que más me ha conmovido es el final en el que le da las gracias al periodista por hacerle esta pregunta. Se atreve a responder a preguntas "a quemarropa", y da las gracias.
Yo doy gracias a Dios por el Papa que tenemos.