lunes, 4 de diciembre de 2006

Sugerente y comprometedor

Seguramente has visto la película. Es sugerente. Si lees el libro -o los libros- de Narnia todavía te sugerirá más. Lucy enciende su vela para dirigirse a la puerta del armario que le introduce en Narnia, otro mundo... ¿irreal? que le fascina. Quizás sea más irreal el mundo en el que vive que está en guerra, una guerra que le ha separado de sus padres. Narnia parece irreal, por el modo de presentarlo, pero quizás te quedes con la idea de que lo que sucede en Narnia no es tan irreal, que la salvación ha llegado por medio de Alguien, Víctima Inocente, que fue capaz de ofrecer su vida por el culpable, cargando El con las culpas. Esto ocurrió hace ¡¡20 siglos!! y todavía no nos hemos enterado o, mejor dicho: no queremos enterarnos.
Tenemos que "estar al loro" para comprometernos, como hicieron los santos, que "se enteraron" de lo que EL había hecho, y ese Amor les arrebató el corazón hasta ser capaces de darlo entero, y dejarse la vida. Nuestro querido Juan Pablo II los decía así a los jóvenes: "os invita a dejaros 'capturar' completamente por Él, de tal modo que veréis vuestra vida bajo una luz nueva" (Roma, 14 de abril de 1981)
¿Ves? la luz nueva es EL, es quien da sentido a tu búsqueda del sendero cierto. Encontarás la puerta para entrar en la vida eterna.

2 comentarios:

caminante dijo...

Has entrado en mi Blog a través de Santiago de Chile, capital. ¡Lejos viajas!
Gracias por la explicación. Pocos son -pienso- los que se dan cuenta.
Unforísimo9 abrazo.

Javier M. Garcia dijo...

Fue la forma, entre otras de darme a conocer. Espero que este Adviento, tiempo de espera, pero espera segura en que Dios llega, prope est! nos ayude a encontrarLe.