domingo, 14 de abril de 2013

¿Dónde está Dios?

Es la típica pregunta ante un suceso catastrófico, o ante una desgracia grande, y sobre todo cuando se trata de personas inocentes.
No lo entendemos -no es fácil, por no decir imposible- y pienso que no vale la pena intentar entenderlo. Lo que sí que estoy seguro es que está, a pesar de que nos cueste descubrirlo. Está porque El es el primer inocente que sufre, y porque con su sufrimiento nos acompaña y sea hace solidario del nuestro.
Me mandaron esta foto que acompaña a esta entrada y me impresionó.
La prisión de alta seguridad es en Kamiti (Kenya). Vi la foto y me conmovió.
El está, no tengo duda.
Un saludo

4 comentarios:

Juliette dijo...

Es verdad yo me he preguntado en ocasiones y ante determinadas situaciones esta misma cuestión ¿Dónde está Dios? y también he reflexionado respecto a esto y a la vez me cuestiono a mi misma qué tanto de lo que yo he hecho durante mi vida ha provocado en otros un sufrimiento o una injusticia... puf!!! vaya que sin quererlo yo he sido causa de muchas injusticias... es duro reconocerlo pero es verdad.
Viendo la imagen de esta entrada de su blog también me ha impactado y conmovido y me he preguntado lo mismo cuánto tengo yo de responsabilidad de que hoy haya personas como estas que vemos en la fotografía que justa o injustamente cumplen una sentencia en una cárcel, porque quizá yo no he hecho mi labor como cristiana de anunciar al mundo el amor de Dios, no sólo con palabras sino con hechos, ¿yo he amado realmente? ¿he amado a aquél que llegó a pedir limosna en mi casa o le di la espalda?, ¿ayudé a aquél indigente que vi tirado por la calle o pasé frente a él sin siquiera voltearlo a ver? ¿He sido capaz de abrir mis brazos para abrazar a alguien necesitado de afecto que he visto solo o abandonado en la calle, o triste o llorando?.... y bueno.... me estoy cuestionando ahora mismo muchas cosas porque sin duda yo he ocultado con mis acciones muchas veces el amor de Dios, es mi egoísmo, el que no me ha permitido darme al otro y ello sin duda ha traído consecuencias, por eso creo que tengo responsabilidad por muchas injusticias y sufrimientos. Que Dios me ayude a poder donarme y ser luz y ayudar a frenar un poco del daño y mal que existe en el mundo. Cuánto desea mi alma poder dar ese paso de olvidarme de mi para ser totalmente para los demás en el servicio total.Paz y bien.

Javier Mira García-Gutiérrez dijo...

Gracias Juliette

Juliette dijo...

Gracias a usted padre Javier que con esta entrada de blog me ayuda a poner atención y estar más consciente de mis acciones hacia mi prójimo. Paz y biem.

Juliette dijo...

Gracias a usted padre Javier que con esta entrada de blog me ayuda a poner atención y estar más consciente de mis acciones hacia mi prójimo. Paz y biem.