miércoles, 27 de agosto de 2008

Como niños

Tengo el blog parado. Pero no es que no le "tenga ganas", es que estos días han sido "moviditos". He tenido a la familia por aquí cerca, y ha habido que dedicarle tiempo. Sólo quería hacer un comentario de algo que ayer leí, y que he vuelto a comprobar estos días con la familia.
¡Qué importante es hacerse niño! quiero decir: pedir como piden los niños, rogar como ellos lo hacen, tener fe como sólo ellos saben tenerla. Ver a mi sobrina-nieta Sofía que no llega a los dos meses, comportarse haciendo lo único que sabe: llorar y dormir; comprobar como Pablo, María, Carmen, Isabelita, Jorge, Blanca, Almudena que entre todos no llegan a 15 años (entre 0 y 6 años todos ellos), sólo saben comportarse cómo niños: sin darse importancia, confiando en sus padres, agradeciendo el cariño y cuidado con que se les trata, etc., es una verdadera delicia.
Y me preguntaba ¿por qué no soy capaz de vivir yo así? o si quieres, ¿por qué no somos como niños o nos comportamos como niños delante de Dios, y delante de los demás (no me refiero a ser "niñoides")? Me parece que nos damos demasiada importancia, y damos muchísima importancia a cosas que no la tienen. Ya sabes..., la sencillez del niño. Un saludo

4 comentarios:

Luisa dijo...

Lo de ser como niños,además de que descomplica mucho,es que ¡es un mandato evangélico!
Pero...cuesta un pelín,je,je
Salu2 D.Javier
Luisa
Mis Ideas Cotidianas

Javier dijo...

Gracias Luisa

Anónimo dijo...

Cierto que no es fácil, pero bueno hay que intentarlo día a día. Gracias por los días de Galicia Javier. Un abrazo del papá de Sofía y otros tantos.

Javier dijo...

querido papá de Sofia muchas gracias a ti. Un abrazo muy grande.