jueves, 23 de noviembre de 2006

Para que lo pienses



En la audiencia que ayer tuvo el Papa Benedicto XVI bajo una verdadera tormenta de agua que la gente soportó con paciencia, dijo a los jóvenes allí presentes, y a todos los demás: «Queridos jóvenes, poned a Jesús en el centro de vuestra vida, y recibiréis de Él luz y valentía en toda decisión cotidiana».

«Que Cristo, que hizo de la Cruz su trono regio», dijo después dirigiéndose a los enfermos, algunos de ellos presentes en sillas de ruedas, «os ayude a comprender el valor redentor del sufrimiento vivido en unión con Él».
Ojalá que estre breve pero sustancioso comentario pueda servirte de punto de consideración para estos días.

1 comentario:

Jose dijo...

Hola Padre, podria relacionarse respecto al misterio (4to dolor) del Rosario cuando dice: "Concédenos encontrar en nuestro camino a María, la Madre de la misericordia, que nos enseñe a gozarnos de nuestra debilidad para que a través de ella se manifieste el poder de Dios."
Un Abrazo